La primera revista para escritores

Analepsis, «flashback» y «racconto»: el tiempo como recurso literario

Fig. 1: representación esquemática de un relato en orden cronológico (A), donde la historia se inicia en la escena marcada en rojo (1) y se avanza de manera ordenada hasta el final (4). Por contra en el relato in media res (B) el relato se inicia en un punto intermedio de la historia (en rojo) y de ahí se evoca al pasado para entender como se ha llegado hasta (1) antes de acabar el relato (4).
0 443

Analepsis, flashback y racconto: el tiempo como recurso literario

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que […]». Así arranca la novela Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

En esta entrada hablaremos del uso del tiempo a la hora de armar un relato. Fíjese uno en este magnífico inicio de Gabriel García Márquez, en el cual se evoca al mismo tiempo el futuro (muchos años después), y el pasado (había de recordar aquella tarde remota) desde un presente incierto del relato. El tiempo es el eje por el cual se desplaza una historia, podría decirse que es uno de los componentes básicos de toda narración. Un texto literario está formado principalmente por la voz narrativa, la información de la historia y el orden de los hechos; es decir, el juego que el narrador haga de los tiempos para explicar la historia.

El orden de los hechos es algo que debe tenerse muy presente desde el inicio, antes de ponernos a escribir, cuando todavía estamos armando el relato, porque su estructura debe ceñirse a la exigencia interna de la historia.

El orden de los hechos es algo que debe tenerse muy presente desde el inicio, antes de ponernos a escribir, cuando todavía estamos armando el relato, porque su estructura debe ceñirse a la exigencia interna de la historia. Debemos pensar el qué se quiere contar, y cómo se quiere contar. En función de ello se usará un orden u otro orden.

Por ejemplo, hay historias que exigen un orden cronológico, en el cual el lector va descubriendo la historia al mismo tiempo que los personajes, creciendo con ellos (Fig. 1A). Por otro lado, hay otras que empiezan en un punto intermedio de la historia y a partir de ahí se avanza hacia el final. Esta estructura es la que se denomina in media res (hacia la mitad de las cosas)(Fig. 1B).

Analepsis, flashback y racconto
Fig. 1: representación esquemática de un relato en orden cronológico (A), donde la historia se inicia en la escena marcada en rojo (1) y se avanza de manera ordenada hasta el final (4). Por contra en el relato in media res (B) el relato se inicia en un punto intermedio de la historia (en rojo) y de ahí se evoca al pasado para entender cómo se ha llegado hasta (1) antes de acabar el relato (4).

La estructura in media res se utiliza mucho porque genera gran expectación en el lector, abre muchos interrogantes y expectativas sobre lo que ha pasado antes, sobre cómo se ha llegado a esa situación. Ese vacío argumental causado por un comienzo abrupto es lo que el narrador va a tener que rellenar con retrospecciones.

Ambos son evocaciones retrospectivas del pasado que nos permitirán reconstruir lo sucedido y hacer que el presente de la historia se entienda. Pero si bien ambos son evocaciones del pasado, su forma los diferencia.

Y aquí es donde nos encontramos los dos recursos que trataremos hoy: la analepsis o flashbacks y el racconto. Ambos son evocaciones retrospectivas del pasado que nos permitirán reconstruir lo sucedido y hacer que el presente de la historia se entienda. Pero si bien ambos son evocaciones del pasado, su forma los diferencia. Pasemos a verlas con un poco más de detalle.

Es fácil que, hoy en día, sobre todo porque en el mundo cinematográfico o el de las series televisivas se usa mucho el recurso visual de las evocaciones retrospectivas, califiquemos a cualquier fragmento que nos traslade al pasado como un flashback. Pero no todo son flashbacks o analepsis, que son conceptos sinónimos, sino que existe también el ya mencionado racconto. Vayamos por partes,  ¿qué es un flashback o analepsis?

Un flashback es la técnica narrativa que consiste en interrumpir la narración del tiempo real del relato para relatar algo que pasó tiempo atrás. El término inglés “flashback” es muy gráfico en este sentido. Es una aparición relativamente rápida de una escena del pasado que, de alguna manera, nos permite entender el presente de la historia. Por ejemplo, un hecho traumático de la infancia que justifique el comportamiento del personaje adulto de la trama. La analepsis o flashback, por tanto, aparece en el texto pero enseguida vuelve al tiempo presente del relato (Fig. 2A).

Analepsis, flashback y racconto
Fig. 2: representación esquemática de un relato organizado en flashbacks (A), donde la historia avanza en combinación con saltos continuos al pasado al mismo tiempo que avanza en el tiempo “real” de la historia, a diferencia de un relato con racconto (B) en la que tras un arranque la historia mira hacia el pasado y desde allí avanza cronológicamente hasta alcanzar el “presente” con el que ha arrancado la historia o agotarse la historia del pasado.

En cambio el racconto también nos retrotrae al pasado, pero no de una manera tan volátil. Racconto en italiano quiere decir “relato, historia”, y eso es lo que es: una historia dentro de una historia. Los pasajes al pasado suelen ser largos y extenderse en el tiempo. No se limitan solo a una escena o suceso, sino a toda una serie de acontecimientos. En ocasiones, el racconto una vez que nos lleva al pasado ya no vuelve al presente, avanza de manera cronológica por el pasado hasta que, casi al final, alcanza al presente, donde la historia empezó, justo antes de que esta acabe (Fig. 2B). Pensemos, por ejemplo, en la película Titanic, donde la anciana, al ver el collar rescatado del hundimiento, empieza a recordar toda la historia. Así, el presente se convierte en una excusa para, en realidad, explicar una historia del pasado. Sucede así en muchas novelas en las que alguien encuentra un diario o unas cartas de algún familiar y a través de ellas comienza a relatarse la historia pasada.

Mientras que la analepsis o flashback son secuencias relativamente cortas que se van intercalando con el relato en el tiempo presente de la historia, el racconto es un salto al pasado para quedarse allí un buen rato. Alex Richter-Boix… Clic para tuitear

Mientras que la analepsis o flashback son secuencias relativamente cortas que se van intercalando con el relato en el tiempo presente de la historia, el racconto es un salto al pasado para quedarse allí un buen rato. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo clasificaría el fragmento inicial de la novela de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez con el que abría el artículo? ¿La novela se basa en analepsis o es un racconto? Obviamente, no existen reglas y limitaciones en su uso, de manera que un libro puede contener ambos recursos e ir alternándolos, explicando historias dentro de otras historias o rememorando momentos pasados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies