La primera revista para escritores

Breves apuntes para la escritura de una reseña literaria

Por Enzo Matías Menestrina

0 640

Breves apuntes para la escritura de una reseña literaria 

 

Los textos académicos pueden ser definidos y distinguidos de diversas formas. No obstante, hay ciertas características que son indisociables del tipo de escrito que se pretende redactar. En este sentido, en cada caso, hay ciertas pautas que le son propias y ello permite que se diferencie de los demás textos. Cuando pensamos en estas regularidades debemos advertir que no son inherentes, ni tampoco universales al texto sino que constituyen parámetros legítimos que son aceptados o certificados por una institución o autoridad competente. En estos parámetros se transmite y producen saberes científicos. Por lo tanto, un texto académico es aquel documento que se produce en el marco institucional del quehacer científico y académico. Su propósito es difundir ante colegas y sociedad los conocimientos generados a partir de un trabajo de investigación en un campo de su especialidad y sobre el recorte de un tema específico. Según Padrón (1996):

 

(…) si presuponemos una definición ordinaria de lo “académico” como un ámbito particular en que se desarrollan actividades de producción y transmisión del conocimiento institucionalizado, entonces serán textos académicos todos aquellos productos comunicativos (físicamente perceptibles o “leíbles”) que se generan en ese ámbito. (…) Es por eso que el TA [texto académico] tiene un carácter eminentemente institucional y corresponde a un esquema comunicativo particularmente diferenciado de los esquemas individuales, domésticos o cotidianos (…) (Pág 28)[1]

 

Padrón indica que la clasificación adecuada de los textos académicos se realiza a partir de dos puntos de vista importantes: el de los requerimientos organizacionales y el de las condiciones de difusión o entrega.

En este contexto, podemos mencionar numerosos tipos de textos académicos tales como la monografía, el artículo enciclopédico, el ensayo, los pappers, las reseñas, los artículos de investigación, las tesinas de licenciatura, las tesis doctorales, entre otros. En este aspecto, Padrón indica que la clasificación adecuada de los textos académicos se realiza a partir de dos puntos de vista importantes: el de los requerimientos organizacionales y el de las condiciones de difusión o entrega.

  • Desde el punto de vista de los requerimientos organizaciona­les:
    • Tesis, trabajos de grado y, en general, asignaciones curriculares de formación profesional
    • Trabajos de ascenso
    • Asignaciones profesionales de estudio o investigación (trabajos de responsabilidad profesional)
    • Trabajos libres, de iniciativa personal
  • Desde el punto de vista de las condiciones de difusión o entrega:
    • Artículos en publicaciones periódicas o en compilacio­nes impresas
    • Ponencias y participaciones escritas en eventos acadé­micos
    • Libros (editados)
    • Trabajos no editados, de circulación restringida (pre­publicaciones, “papers”, textos de correo electrónico, mimeografías, etc.).

Atendiendo al esquema de Padrón, y en particular a este último punto de vista, analizaremos en esta ocasión la reseña (review) a partir del enfoque de nuestra especialidad: la reseña literaria.

En el ámbito académico la publicación de reseñas literarias en revistas especializadas de diferentes áreas no tiene como finalidad resumir el contenido de una obra, sino que se trata de la revisión del volumen para la divulgación científica de obras literarias, teoría o crítica que han sido publicadas recientemente.

En el ámbito académico la publicación de reseñas literarias en revistas especializadas de diferentes áreas no tiene como finalidad resumir el contenido de una obra, sino que se trata de la revisión del volumen para la divulgación científica de obras literarias, teoría o crítica que han sido publicadas recientemente. Si bien cada revista tiene sus normas de publicación o pautas de escritura, las más comunes serán las siguientes: presentación en hoja A4, márgenes normales (2,5 x 3), interlineado simple y texto justificado. El encabezado está conformado por el nombre del autor y el título de la obra que se reseña colocado al margen izquierdo, letra Times New Roman 13 en cursiva y negrita. Abajo se coloca la referencia bibliográfica en este orden: lugar de publicación, editorial o centro editor, año de publicación, número de páginas. La tipografía sigue siendo Times New Roman en negrita, pero sin cursiva y tamaño 12.

En cuanto al cuerpo de la reseña, la letra es Times New Roman 10, interlineado simple y justificado. La extensión requerida es aproximadamente 2000 palabras. Dichas normas están sujetas a modificaciones de acuerdo al sitio en donde se publique la reseña. Aquí citamos las normas de la revista de teoría y crítica literaria Orbis Tertius de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata.

Generalmente, se presenta el volumen, el tema general de la obra y se introducen algunos interrogantes referidos al contenido con la finalidad de que el lector se interese por la obra. Enzo Matías Menestrina Clic para tuitear

La estructura de una reseña suele ir variando de acuerdo con el estilo de escritura. Generalmente, se presenta el volumen, el tema general de la obra y se introducen algunos interrogantes referidos al contenido con la finalidad de que el lector se interese por la obra o simplemente le despierte curiosidad. Posteriormente, se analiza el contenido de la obra en forma objetiva: se pueden citar determinados conceptos, argumentos o frases contundentes. Se suelen utilizar para justificar lo dicho o simplemente ilustrar. En caso de que el volumen esté dividido en capítulos o secciones, se sugiere hacer una reseña de cada sección en distintos párrafos para evitar confusiones, mezclar conceptos o autores en caso de que sea un volumen en colaboración. El párrafo final suele ser breve y cuenta con una apreciación más subjetiva de la obra. Es decir, que el cierre de la reseña tiene un matiz conclusivo con el fin de relacionar lo que se dijo anteriormente, lo que la lectura del volumen le generó e incluso lo que podría despertar en otro lector.

Por último, citaremos algunas reseñas a modo de ejemplo:

  • de Diego, J. L. (2018). Manuel Vicent, Travesía literaria. Raquel Macciuci, Iconografía. Madrid, Del Centro Editores, 2017, 207 páginas. Orbis Tertius, 23(28), e096. https://doi.org/10.24215/18517811e096

 

 

 


[1] Padrón, J. (1996): Análisis del Discurso e Investigación Social. Temas para Seminario. Caracas: U  SR.

 

Enzo Matías Menestrina

(FaHCE-UNLP, Argentina)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies