La primera revista para escritores

José Juan Picos retrata a los tatarabuelos del Brexit

Imprimir
0 993

Brexit con puñetas: José Juan Picos retrata a los tatarabuelos del Brexit

Con la soberbia que lo caracterizaba, Voltaire, que era accionista de una exportadora de vinos de Jerez, tachó a la España de su época de «país del que sabemos lo mismo que de las regiones más salvajes de África. Y tampoco vale la pena saber más».

Quizá por eso, por la llamada del exotismo y el peligro, los viajeros británicos del Grand Tour, los primeros touristes, eligieron como destino la península ibérica en la segunda mitad del siglo XVIII. El hispanista Ian Robertson los llamó «curiosos impertinentes» y ellos son los protagonistas de Brexit con puñetas (Ingleses por España en tiempos de Maricastaña), de José Juan Picos, colaborador habitual de Capítulo 1 con sus artículos sobre el proceso documental de una novela histórica.

El hispanista Ian Robertson los llamó «curiosos impertinentes» y ellos son los protagonistas de «Brexit con puñetas (Ingleses por España en tiempos de Maricastaña)», de José Juan Picos, colaborador habitual de @1capitulo1. @JjPicos Clic para tuitear

Brexit con puñetasEste ensayo, entretenido, irónico y, obviamente, documentado, nace de la colaboración semanal del autor en el programa El viajero accidental, de Radio Viajera. Cada siete días, Picos le dedica unos minutos a algún turista europeo del siglo XVIII que hubiese llevado a imprenta la crónica de su paso por España. Por la época, que era de mucho bordado en puños y cuellos, y por unas plumas nada clementes con España, la sección se titula «Turistas con puñetas».

¿Y por qué la mención al Brexit en el título del libro? Pues porque su autor está convencido, y así lo explica en la introducción, que el desdén y la soberbia brexistas son parte indisoluble del ADN británico desde que Arturo creó un Camelot autosuficiente hasta que Churchill le espetó a De Gaulle que, entre «el continente y el ancho mar, Britania siempre elegirá el mar». El autor entiende que, en pleno Siglo de las Luces, «el pensamiento racional dio alas a los ingleses para lanzarse a alturas de vanidad y soberbia que ni el mismísimo Ícaro».

Lo cierto es que, tal y como queda reflejado en la obra, aquellos turistas con puñetas vinieron a abrir en canal a su principal competidora por la hegemonía mundial, España, a la que ya sentían agonizante. Uno de aquellos forenses fue el espía y cónsul en La Coruña Alexander Jardine: «Naciones tan cargadas de males invitan a la especulación política. Aquí podemos estudiar el mal gobierno y seguir toda la cadena de sus perniciosos efectos».

Cuatro turistas británicos ante el Coliseo, por sir Nathaniel Dance-Holland (1760).

«Inspirado en Rafa Nadal, he procurado devolverles todos los golpes»

La columna vertebral de Brexit con puñetas es el catálogo de los pecados capitales. Ellos dan título a los siete capítulos principales del ensayo: lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y orgullo. De ese modo, Picos reúne las opiniones de los viajeros británicos en bloques temáticos. Por ejemplo:

  • Lujuria: «El vicio, en sus distintas formas, campa a sus anchas en España, casi descarnado, sin verse frenado por los hábitos y matices que en otros países se desarrollan a la vez que él».

Alexander Jardine, espía y cónsul .

  • Pereza: «El carácter de este pueblo se opone por naturaleza al esfuerzo y al trabajo. Demos a un español una capa, un sombrero y una espada, algo de vino y un mendrugo, y ya no pensará en trabajar».

Edward Clarke, capellán de la embajada británica.

  • Gula: «Y lo más dañino de todo, el aliento cargado de ajo de los obreros madrileños».

William Beckford, aristócrata pederasta, dandi y escritor gótico».

  • Ira: «[la Inquisición] puede despertar y levantar a los sospechosos en medio de la noche; los puede interrogar a quemarropa, aterrar su imaginación y atormentar su cuerpo».

Joseph Townsend, reverendo anglicano.

  • Envidia: «Un español con los talentos de César estaría obligado a ocultarlos, porque su talento perjudicaría su fortuna».

Henry Swinburne, rico heredero católico.

  • Orgullo: «Su concepto tan elevado de sí mismos les impide dedicarse al comercio y a los oficios».

Christopher Hervey, turista pionero.

Me he inspirado en los triunfos del grandísimo Rafa Nadal en el corazón de la Pérfida Albión, ¡en Wimbledon!, para devolver todos los golpes con drives, voleas, reveses y hasta con el mango de la raqueta y la ayuda de la red.

Ante semejante lluvia de dardos ponzoñosos, el autor contraataca del modo más deportivo: «Me he inspirado en los triunfos del grandísimo Rafa Nadal en el corazón de la Pérfida Albión, ¡en Wimbledon!, para devolver todos los golpes con drives, voleas, reveses y hasta con el mango de la raqueta y la ayuda de la red». De ahí que también repase la tiranía sangrienta del uxoricida Enrique VIII y su hija, Bloody Beth; la epidemia de alcoholismo conocida como Gin Craze y la prevalencia de las enfermedades venéreas en Inglaterra; la censura que acabó con el teatro inglés del siglo XVIII; el abuso colonial de las compañías comerciales británicas, que, basados en Hume y Locke, justificaban la esclavitud y la muerte de los vencidos, o la explotación infantil en las minas y telares de la Revolución Industrial.

El resultado es, sin duda, un ensayo riguroso pero ameno, combinación que el autor ha buscado a conciencia: «Que se pueda leer en la cama, en la parada del autobús, en un aeropuerto o en la consulta del dentista y que mueva a buscar más lecturas sobre el tema. Eso sí, que se lea en tableta o móvil, pues, de momento, solo hay versión en libro electrónico».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies