La primera revista para escritores

Charles Kingsley («Los niños del agua») 

0 414

Charles Kingsley (Los niños del agua) 

  

La obra literaria de Charles Kingsley se desarrolló en torno a la narrativa, la poesía, el ensayo sociológico, científico y literario, además de los innumerables sermones religiosos que fue recopilando por volúmenes.

 

Perfil biográfico de Charles Kingsley

Charles Kingsley nació en Holne (Gran Bretaña), en 1819. Fue contemporáneo de Charles Dickens, William Tackeray, Edward Bulwer-Lytton, Wilkie Collins y las hermanas Brontë, entre otros. Se interesó por las artes y la literatura, desde las diferentes escuelas en las que estudió durante su infancia, hasta llegar a sus años universitarios en el King’s College de Londres y en Cambridge. Terminó sus estudios en 1842. Después se incorporó al ministerio sacerdotal de forma inmediata. Más tarde, obtuvo el cargo de rector de Eversley, en Hampshire, e incluso llegó a ser capellán de la reina Victoria.

De sus inquietudes sociales, científicas y religiosas surgió el Movimiento Socialista Cristiano (1848), que fundó junto con John Frederic Denison Maurice y Thomas Hughes, con el propósito de poner los valores de Cristo al servicio de los más necesitados. Toda esta ideología se fue manifestando a lo largo de sus novelas, en su poesía, en sus ensayos y en los sermones de las celebraciones religiosas que él mismo presidía.  

Como naturalista, aunque no siempre estuvo de acuerdo con sus teorías, se interesó por el concepto de evolución de Charles Darwin. Como reformador social se vinculó al chartismo, un movimiento británico de apoyo a la clase obrera, nacido en 1836, que causó una gran perturbación política y que deseaba conseguir derechos laborales para los trabajadores.  

En 1860 ganó la cátedra de Historia Moderna de la Universidad de Cambridge. Trabajó en ese puesto hasta 1869, año en el que se mudó a Chester (Liverpool) para desempeñar el cargo de canónigo de su catedral. Tiempo después fundó la Sociedad de Ciencias Naturales, Literatura y Arte de Chester. En 1873 pasó a ser canónigo de la abadía de Westminster, pero su salud empezó a deteriorarse de forma acelerada y falleció dos años después. Fue enterrado en la parroquia de St Mary Churchyard, en Eversley, Hampshire.

 

Originalmente, se escribió para ser leída por adultos, debido al lenguaje utilizado, a la extensión del texto y a la elección de la publicación, realizada por entregas en Macmillan’s Magazine. @Merche_Gotica Clic para tuitear

 

Obra literaria

La obra literaria de Charles Kingsley se desarrolló en torno a la narrativa, la poesía, el ensayo sociológico, científico y literario, además de los innumerables sermones religiosos que fue recopilando por volúmenes. Uno de los más importantes, Westminster Sermons, se publicó en 1874. Otros ensayos fueron los que dedicó al arte, a la religión, a la filosofía y a los problemas sociales. Entre todos ellos, destacó Health and Education (1874).

 

 

The Heroes o Greek Fairy Thales (1856) se cuenta entre sus libros de relatos más sobresalientes. A través de Yeast (1849) dio a conocer las penosas circunstancias a las que se enfrentaban las familias que se dedicaban a la agricultura. Hypatia (1853) es una novela histórica en la que Charles Kingsley describió numerosos conflictos, todos ellos enmarcados dentro de lo que representó la descomposición de Imperio romano.

 

Los niños del agua

Los niños del agua

 

Los niños del agua está considerada la gran obra maestra de Charles Kingsley. Originalmente, se escribió para ser leída por adultos, debido al lenguaje utilizado (que podía resultar hiriente o incomprensible para los niños), a la extensión del texto y a la elección de la publicación, realizada por entregas en Macmillan’s Magazine entre agosto de 1862 y marzo de 1863. En ese mismo año, 1863, el libro salió a la venta en edición impresa, aunque con algunas variantes. Charles Kingsley se vio obligado a modificar determinadas palabras y a reestructurar algunos diálogos para que esta se adaptara, en todo su contexto, al público infantil.  

 

Extracto

En Los niños del agua, Charles Kingsley nos lleva de la mano por la historia de Tom, un niño que trabaja como deshollinador a las órdenes de Grimes, patrón déspota y despiadado, que, además de quedarse con todas las ganancias, lo trata de la peor manera posible, desatendiéndolo incluso en los aspectos más básicos.

Pero todo cambia para nuestro protagonista cuando por una confusión lo acusan de robar en una de las mansiones en las que presta sus servicios. Perseguido por amos y criados del lugar, huye, pasando por Vendale, hasta llegar a un hermoso lago en el que tiene lugar su transformación como niño del agua.

A partir de ahí, Tom aprenderá a construir su nueva vida respaldado por un universo repleto de enseñanzas, basado en el respeto, la generosidad, la confianza y el sacrificio; valores, todos ellos, que irán tomando forma en las sucesivas etapas por las que tendrá que atravesar.

 

Otros artículos de Merche Martínez

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies