La primera revista para escritores

Raúl, laúd y raíl «son» María (segunda parte)

0 56

Cómo acentuar diptongos e hiatos (continuación)

En el artículo anterior os explicaba cinco ideas básicas para comprender de una vez por todas la lógica de los diptongos y los hiatos. Os remito a ese artículo en el que yo intentaba poner los cimientos de los casos de diptongos e hiatos que voy a explicar ahora.

Un resumen rápido de esas cinco ideas esenciales del artículo anterior:

  1. En castellano tenemos una sola norma básica para poner tildes, y la única habilidad que requiere es dividir correctamente las palabras en sílabas.
  2. Diptongos e hiatos son uniones de dos o más vocales, y eso nos complica un poco la cosa a la hora de dividir en sílabas. A veces no queda claro solo por la pronunciación si una palabra tiene dos, tres o más sílabas.
  3. Para no cometer fallos, no hay que hacer caso a «la oreja» (a cómo nos suena que se divide una palabra) y sí hay que optar por «la lógica».
  4. Si hemos dicho que diptongos e hiatos son combinaciones de vocales, puede ocurrir que se combinen dos vocales abiertas, dos vocales cerradas o una de cada clase. Dependiendo de cómo se combinen esas dos vocales en contacto, formarán una sílaba o dos.
  5. Todos los casos de diptongos e hiatos menos uno siguen esa norma básica de acentuación que conocemos desde los 8 años.

Los cuatro casos de diptongos e hiatos

¿Os acordáis de que decíamos que en castellano tenemos tres vocales fuertes o abiertas (a, e, o) y dos cerradas (i, u)? Pues si diptongos e hiatos son la unión de dos vocales, pueden ocurrir tres cosas:

  • CASO 1. Que tengamos dos vocales fuertes juntas (a, e, o).
  • CASO 2. Que tengamos dos débiles (i, u).
  • CASO 3. (ES DOBLE) Que tengamos una de cada clase (a,e,o + i,u).

CASO 1

Muy sencillo, porque sigue las normas. Dos vocales fuertes o abiertas juntas son siempre hiato y siempre siguen las normas de acentuación. Ejemplos:

– Peonza = peon-za. Es una palabra llana que acaba en vocal. No debe llevar tilde.

– León = león. Es una palabra aguda que acaba en n. Debe llevar tilde.

Este caso es sencillísimo. No tiene ninguna complicación si uno conoce la norma de las agudas, llanas y esdrújulas. Como regla mnemotécnica os propongo la siguiente: dos vocales fuertes (pensad en las connotaciones de fuerte) nunca pueden estar juntas en una sílaba. No hay dos «gallos» en un «gallinero».

CASO 2

Muy sencillo también, porque también sigue las normas. Dos vocales débiles o cerradas juntas son siempre diptongo y siempre siguen las normas de acentuación. Ejemplos:

– Cuídate = c-da-te. Es una palabra esdrújula y, por tanto, siempre lleva tilde.

– Ciudad = ciu-dad. Es una palabra aguda que acaba en d. Por tanto, no debe llevar tilde.

Este caso es sencillísimo. No tiene ninguna complicación si uno conoce la norma de las agudas, llanas y esdrújulas. Como regla mnemotécnica os propongo la siguiente: dos vocales débiles (pensad en las connotaciones de débil) siempre juntas en una sílaba. Se «protegen».

Este caso tiene una pequeña excepción, pero, tranquilos, que es muy sencilla de comprender. Para que dos vocales débiles juntas sean diptongo han de ser distintas las vocales. Si son iguales no son diptongo sino hiato, pero también siguen las normas.

Con la doble u no hay problema, porque solo tenemos una palabra en el diccionario con doble u: duunvirato. Sí tenemos en castellano algún caso más con doble i:

– Rociito: Rocii-to: aunque los programas del corazón se empeñen en ponerle una tilde, no la lleva porque es una palabra llana que acaba en vocal.

– Friísimo = Frií-si-mo: lleva tilde porque es una palabra esdrújula.

CASO 3

Este caso es doble.

3A. Una vocal abierta + una cerrada (o una cerrada + una abierta, da igual el orden) donde la vocal tónica es la fuerte. Ningún problema: siempre diptongo, siempre sigue las normas.

– Náufrago = Náu-fra-go. Lleva tilde porque es esdrújula.

– Devolváis = De-vol-váis. Lleva tilde porque es aguda y acaba en s.

Una vocal abierta + una cerrada (o una cerrada + una abierta, da igual el orden) donde la vocal tónica es la débil (o sea, la i o la u). Siempre es un hiato. Es el único que caso que no sigue las normas, y no las sigue porque SIEMPRE se pone una tilde en la vocal débil.

3B. Una vocal abierta + una cerrada (o una cerrada + una abierta, da igual el orden) donde la vocal tónica es la débil (o sea, la i o la u). Siempre es un hiato. Es el único que caso que no sigue las normas, y no las sigue porque SIEMPRE se pone una tilde en la vocal débil.

– María: Ma-ría. María no debería llevar tilde porque, si aplicáramos la norma, es llana y acaba en vocal. Pero como tenemos una débil (la i) con la fuerza acentual + una fuerte (la a) siempre le ponemos una tilde. Otra regla mnemotécnica (permitidme la licencia, pero así seguro que no se os olvida): «María se carga las normas».

Los mismo sucede con el resto de palabras del título de este artículo:

– Raúl = Raúl. No debería llevar tilde (es aguda y acaba en l), pero como tenemos una vocal débil (la u), que además tónica (es la que suena) + una fuerte (la a) siempre le ponemos una tilde.

– Laúd = Laúd. No debería llevar tilde (es aguda y acaba en d), pero como tenemos una vocal débil (la u), que además tónica (es la que suena) + una fuerte (la a) siempre le ponemos una tilde.

– Raíl = Raíl. No debería llevar tilde (es aguda y acaba en l), pero como tenemos una vocal débil (la i), que además tónica (es la que suena) + una fuerte (la a) siempre le ponemos una tilde.

 

Este artículo fue publicado en el n.º 4 de Capítulo 1.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies