La primera revista para escritores

Edgar Allan Poe: ¿horror o terror?

0 341

Edgar Allan Poe: ¿horror o terror?

Durante la puesta en marcha del proceso creativo literario, el escritor no realiza el forzoso y maquinal trabajo de sentarse a pensar qué tipo de historia quiere narrar. Es más, la historia nace de una forma natural en la mente del autor. Dicho esto, es necesario aclarar que este hecho depende en gran medida de las vivencias del mismo escritor, por lo que su historia se sumergirá en un estilo literario u otro dependiendo de su carácter y experiencia.

¿Literatura de terror o literatura de horror?

Encontramos aquí nuestro punto de partida. Trataremos, pues, uno de los géneros literarios más ambiguos, y a su vez uno de los más recurrentes en este proceso de creación: el género de terror. ¿O deberíamos referirnos a esta categoría como literatura de horror?

Nos conducimos, de esta manera, hacia una distinción más que necesaria en el proceso de creación de una obra de horror o terror. Además, con el fin de presentar una explicación tanto terminológica como literaria, es vital enlazar al escritor, poeta, crítico y periodista romántico que renovó este género: Edgar Allan Poe.

Es fundamental, en un principio, conocer la procedencia terminológica de ambas expresiones con el fin de poder establecer una diferencia entre ellas. Para ello, haremos uso del Diccionario Etimológico Castellano.

Según nuestro diccionario, el termino ‘terror‘ proviene del verbo latino ‘terreo’. Además, se nos dice que «este verbo  en origen significa hacer temblar, de modo que terror en principio significa temblor».

Echemos un vistazo ahora al termino ‘horror’, del cual se nos dice que «proviene del latín ‘horrere’ donde significa “ponerse los pelos de punta“». Por otra parte, sabemos que este vocablo esta directamente relacionado con las emociones fuertes, tales como el susto o la furia.

Más allá de los términos ‘horror’ y ‘terror’

Asentadas las bases terminológicas de las palabras que abordamos, sería interesante fijarnos y hacer hincapié en una acotación del mismo Diccionario Etimológico: «A propósito del temor que ocasiona pensar en el esperanzador mundo del mas allá se han tejido innumerables historias de terror, el cual cuando es muy intenso nos produce el efecto de horror».

¿Es entonces el horror una experiencia superior a la del terror? ¿Deberíamos prestar más atención a las sensaciones procedentes de una vivencia horrorosa?

Podríamos distinguir entre obras capaces de ocasionar miedo o sobresalto en un nivel intermedio (terror) y obras que son capaces de originarlo de una forma suprema, ascendiendo así a un nivel superior (horror).

La importancia de la cuestión no radica en llamar a un género de una forma u otra, sino en la posible distinción que podríamos crear entre obras del mismo género. Dicho de una forma mas concisa: podríamos distinguir entre obras capaces de ocasionar miedo o sobresalto en un nivel intermedio (terror) y obras que son capaces de originarlo de una forma suprema, ascendiendo así a un nivel superior (horror).

Manteniendo esta posible distinción y teniendo en cuenta que estas obras están basadas en el cultivo del miedo, podríamos aclarar la explicación por medio de un ejemplo:

Horror o terror. Poe

Como observamos en el ejemplo, esta teoría no consta de un nivel inferior, debido a que es un hecho lógico que una  obra suscita pánico o no lo hace.

Sería conveniente, tras exponer nuestra teoría desde un punto de vista terminológico, retroceder hasta los inicios del género con el fin de exponerla desde un punto de vista literario. Hablamos de la puesta en marcha de la narrativa gótica y su posterior renovación.

¿Literatura de horror o literatura de terror? Hablamos de la puesta en marcha de la narrativa gótica y su posterior renovación. Por @pedrofresno68 Clic para tuitear

Esta narrativa gótica guarda una estrecha relación con el género de terror, llegando incluso a poder incluirla en una de sus subdivisiones.

Como ya podemos percibir, es ardua tarea el intentar diferenciar un género del otro. Es impredecible retroceder hasta aquí, ya que no es posible situar el inicio del género de terror sin antes tratar la aparición del estilo gótico.

Estableceremos como inicio del género, una obra escrita en 1765 por el escritor británico Horace Walpole: El castillo de Otranto.

Estableceremos como inicio del género, una obra escrita en 1765 por el escritor británico Horace Walpole: El castillo de Otranto.

¿Qué relación tiene la narrativa gótica con Edgar Allan Poe? ¿Por qué tratamos a Poe y la narrativa gótica en lugar de relacionarlo con el género de terror?

La respuesta es sencilla. Fue el mismo Poe el encargado de renovar el género gótico imprimiendo más horror o terror a sus obras (según nuestra teoría).

No solo debemos estimar esta renovación literaria como un simple cambio de estilo o forma, sino además, como el descubrimiento de un nuevo territorio, hasta entonces virgen, dentro de la escala del miedo.

Los cuentos de terror, nacidos de la propia naturaleza catastrófica y espeluznante de Poe, dieron un giro radical al canon establecido. Estos cuentos estaban manchados con el sufrimiento que dominaba la vida del escritor desde pequeño. Hijo de padres actores y huérfano desde una edad bien temprana, fue consciente desde el principio, de la vida que le había tocado vivir.

Acogido por una familia adinerada que más tarde acabó desheredándolo, y tras darse a conocer de manera notoria con algunas de sus publicaciones, sumió su vida en un triste relato terrorífico (esta vez real).

Alcohol, escritura y un continuo desasosiego acompañaron su vida hasta la fecha de su muerte; muerte que aún sigue siendo tan oscura y misteriosa como sus propios relatos. ¿Podríamos decir que el genio habitaba en sus espantosas obras? ¿Quizás deberíamos afirmar que sus relatos solo pusieron voz a su vida?

Un género ambiguo

Como no podía ser de otra forma, una de sus mejores obras nos será de gran utilidad para recapitular y concluir el análisis. Es imprescindible e incluso diría indiscutible, el incluir la obra El gato negro con el fin de exponer, de un modo práctico, la diferencia entre terror y horror.

Como ya hizo la crítica literaria en su momento, debemos calificar esta obra de espeluznante. Dicho esto y sin habernos supuesto un gran esfuerzo analítico, hemos situado la obra en el nivel superior de nuestra escala del miedo (horror), estableciendo así el limite entre lo siniestro y lo terrorífico.

Finalmente, y tras la conclusión de nuestro análisis, debemos poner de manifiesto la ambigüedad del género. Aun así, la única forma de conseguir un trabajo satisfactorio dentro de este tipo de literatura es concienciarse de esta ambigüedad y trabajar con un único utensilio: la innovación.

 

«Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura».

        -Edgar Allan Poe-

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies