La primera revista para escritores

El castillo de Gripsholm

0 466

El castillo de Gripsholm

 

Mariefried era una localidad pequeñísima a orillas del lago Mälar, un paisaje natural, tranquilo y apacible, con árboles y prados, campos y bosques, pero nadie había tomado nota de este lugar si no estuviera ubicado en él uno de los castillos más antiguos de Suecia: el castillo de Gripsholm.

 

El castillo de Gripsholm, que desde el principio resulta interesante, comienza con una cita de Theodor Storm: «También sabemos atronar los campos con fanfarrias y bullicio colosal; pero en los claros días de mayo, cuando brotan las prímulas y trinan los tordos, preferimos el solemne caminar meditando callados a la vera del arroyo».

Continua con una serie de cartas que intercambiaron, entre el 8 y el 15 de junio de 1930 (¿1929?), el editor, Ernst Rowohlt, y el autor, Kurt Tucholsky, en las que el primero pidió al segundo que escribiera algo fuera de lo establecido en sus contextos políticos habituales, a ser posible de tonos románticos y amorosos, que acabó del siguiente modo:

Querido jefe Rowohlt: «Con el 14 % de ejemplares exentos de honorarios estoy seguro de que no se me va a ocurrir ninguna historia. No me pondré a escribir si no es del 1 2% para abajo… Le saludo cordialmente agitando mi sombrero en señal de despedida. Retomaremos esta conversación después de mis vacaciones. No se olvide del 12 %. Con todos mis respetos, su fiel Tucholsky».

 

La historia

Esta es una  historia de amor cómplice que cuenta los sucesos vividos por una pareja alemana durante unas vacaciones en Suecia, en los días que estuvieron alojados en el castillo de Gripsholm. Rodeados de un ambiente tranquilo y agradable, ambos personajes nos trasladarán, por momentos, a la época medieval, donde las mazmorras, los pasadizos secretos y las escaleras oscuras y siniestras nos acompañarán durante una parte del trayecto.

A mitad de camino

Entre paseos, paisajes idílicos y auroras boreales, sus vacaciones darán un giro inesperado al cruzarse en su camino una de las niñas del internado de Läggesta, a la que llaman «la niña», y que les pedirá ayuda para escapar del infierno al que la tienen sometida. Poco a poco irán descubriendo que el lugar, en el que se alojan otras niñas alemanas, suecas y danesas, está dirigido por una mujer, la Adriani, que somete a las niñas a una disciplina aterradora.

«La darictora del internado es mala gente. La darictora pega a las niñas. Miedosas por ella. No es uno buena señora mujer esa de allí, pero no quiero decir nada malo. Comprendan ustedes. Señora alemana, pero no es uno bueno señora. Casa de locos mejor sitio que darictora». (El castillo de Gripsholm).

 

Última parte

La decisión de abordar la situación para intentar ayudar a la niña se verá entremezclada con la aparición de tres nuevos personajes: Karlchen y Jacopp (dos pintorescos amigos de la pareja), y Billie. Y así, entre descripciones exuberantes y bellos paisajes, el autor nos va rodeando con el cinismo con el que describe a la sociedad de su tiempo, desarraigando las formas y los modos y rematándolos, en ocasiones, con implicaciones eróticas y sexuales.

Dolor, emoción y placer, romanticismo e intriga metidos en un gran circo de arena representado por gladiadores, a los que acompañan una amarga crítica hacia la barbarie que reflejaba la Alemania de entonces. @Merche_Gotica Clic para tuitear

Kurt Tucholsky nos lleva a través de sus deseos, de sus palabras más personales, de su auténtico yo que clama por salir a la superficie tras un grito imperceptible. Dolor, emoción y placer, romanticismo e intriga metidos en un gran circo de arena representado por gladiadores a los que acompañan una amarga crítica hacia la barbarie que reflejaba la Alemania de entonces, y un final, el de la niña, que no saben si podrán resolver.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies