La primera revista para escritores

El cuento de fantasmas

0 477

El cuento de fantasmas

 

En el cuento de fantasmas, estos suelen aparecer como entes solitarios, vagando, como almas en pena o dispersos. Son insistentes y, en ocasiones, violentos y tenebrosos. @Merche_Gotica Clic para tuitear 

 

El cuento de fantasmas se define como una historia corta, ubicada dentro del género de terror, en la que se da a conocer una apariencia paranormal, bien en forma de espectro, sombra, espíritu, revenant, etc., o bien como un fantasma propiamente dicho. El fantasma y (o) sus derivados pueden surgir a lo largo del texto en mayor o menor medida, o se pueden percibir desde el punto de vista de una posible existencia o de una creencia.

En el cuento de fantasmas, estos suelen aparecer como entes solitarios, vagando, como almas en pena o dispersos. Son insistentes y, en ocasiones, violentos y tenebrosos. También, aunque en menor medida, moralizantes (Cuento de Navidad [Dickens]) o chistosos (El fantasma de Canterville [Oscar Wilde]). Algunos buscan venganza, otros, la paz y el descanso. Suelen frecuentar lugares, aferrarse a objetos o contactar con personas con las que se relacionaron en el pasado.

 

Estaba sentada, alerta y observando, sin mirar a Donald como solía hacerlo, sino paseando la mirada por la habitación.

—Donald —dije—, si te dijera que Cicely está en la estancia ahora mismo, supongo que no me creerías.

—¿Tú qué crees?

—Que no. De todos modos, la veo tan claramente como te veo a ti.

El fantasma se levantó y se acercó a él.

—Está de pie, cerca de ti.

El recuerdo (Mary Sinclair [1923]).

 

Necesitan decirnos que están ahí, que no son imaginaciones ni sueños de una mala noche de pesadilla, por lo tanto, harán lo que sea necesario para captar nuestra atención. Ruidos, voces, sonidos, golpes o quejidos y, por supuesto, apariciones, forman parte de la realidad de su universo inexistente, para nosotros, y que sin embargo sí somos capaces de percibir, pero solo cuando deciden concedernos permiso para adentrarnos en su mundo.

 

Orígenes

En el cuento de fantasmas, dentro del contexto bíblico, podemos encontrar a la bruja de Endor invocando al espíritu del profeta Samuel. Homero, en La Odisea, cuenta como en un viaje al inframundo los navegantes se encuentran con los fantasmas de los muertos. Plinio el Joven, en sus Cartas, describe a un espíritu barbudo que porta cadenas traqueteantes.

En la comedia XX del libro de Plauto, Mostellaria, se describe, probablemente, la primera casa encantada en forma literaria. Se pueden leer pasajes fantasmales relacionados con el cuento de fantasmas en El Satiricón, de Petronio, en El Asno de Oro, de Apuleyo, y en algunas obras de Séneca.

 

Avanzando en el tiempo

En la Edad Media surgen algunos espectros y fantasmas en obras de diversa índole, como en las sagas islandesas, en las crónicas históricas (Jean Froissart), en los relatos de viajes, en obras hagiográficas (composiciones biográficas que hablan de santos) y en actas de concilios.

También aparecen fantasmas en Ricardo III, de William Shakespeare, y en las baladas británicas de los siglos XVI y XVII. De estas últimas, las más conocidas son las llamadas Baladas de la frontera (Border Ballads), ubicadas en la zona fronteriza situada entre Inglaterra y Escocia:

  • The Unquiet Grave
  • The Wife of Usher’s Well
  • Sweet William’s Ghost

El cuento de fantasmas encuentra detalles en los prerrománticos ingleses y en sus poetas de cementerio, en James Macpherson, con la traducción del galés antiguo de los fantasmas de Ossian y sus pasajes espeluznantes, en las visiones caóticas de William Blake y en la Balada del viejo marinero, de Samuel Taylor Coleridge.

 

El cuento de fantasmas: autores y obras

En el cuento de fantasmas, Oliver Onions utiliza el terror psicológico, William Hodgson lleva a sus fantasmas a escenarios marítimos, y Charles Nodier y Théophile Gautier se decantan más por los relatos espectrales. Autoras como Edith Wharton, Cynthia Asquith y Mary Sinclaire consiguen que los fantasmas abandonen su hogar (mansión, castillo, páramo, etc.,) para trasladarse a casas de campo o edificios modernos. Hay muchos autores, y por supuesto autoras, entre los que se pueden encontrar, como ejemplo, los siguientes:

 

Irlanda y Reino Unido 

  • Cynthia Asquith | El segundo libro fantasma
  • Marjorie Bowen | More Tales of Horror
  • Elizabeth Bowen | The cat Jumps
  • Joseph Thomas Sheridan Le Fanu | En un vaso oscuro
  • R. James | Historias de fantasmas
  • Charlotte Ridell | Historias de fantasmas recopiladas
  • Margaret Oliphant | La puerta abierta
  • Hester Gorst | The Doll’s House
  • Algernon Blackwood | La casa de los muertos
  • Lafcadio Heart | Fantasmas de la China y del Japón

 

La mendiga de Locarno – Henrich von Kleist

Alemania 

 

Francia 

  • Guy de Maupassant | Aparición
  • Erckmann-Chatrian | El burgomaestre embotellado

 

 Bélgica 

  • Jean Ray | El libro de los fantasmas

 

Estados Unidos 

  • Edith Wharton | Afetenvards
  • Washington Irving | Aventuras de un estudiante alemán
  • Edgar Allan Poe | Morella
  • Henry James | Otra vuelta de tuerca
  • Fritz Leiber | Humo fantasma

 

España 

  • Pedro Antonio de Alarcón | La mujer alta
  • Gustavo Adolfo Bécquer | El rayo de luna
  • Wenceslao Fernández Flores | Tragedias de la vida vulgar
  • Alfonso Sastre | Noches Lúgubres

 

Otros artículos de Merche Martínez

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies