La primera revista para escritores

Entrevista con Sergio Mira Jordán

0 140

Recordamos la entrevista con Sergio Mira Jordán que se publicó en el n.º 1 de Capítulo 1.

Sergio Mira Jordán (Novelda, Alicante, 1983) es profesor de Lengua y Literatura. Desde 1998 publica poemas, relatos y artículos de opinión en diferentes medios de comunicación, tanto locales como provinciales. Sus poemas pueden leerse en las antologías Hablan los poetas (2004), Con plumas y pinceles (2007), Coloquio de las artes (2009), todas publicadas por la editorial ECU, y en las antologías Silencios encontrados (2011) y Al final poesía (2013), de la editorial Corona del Sur. Su cuento «Un trabajo bien hecho» apareció en la selección de relatos policíacos El taller de los cuentos oscuros (ECU, 2007) y en 2015 quedó finalista en el I Premi de Relats Oller del Mas, recogido en el volumen Gran Reserva (Alrevés, 2015).

Ha escrito las novelas La mirada del perro, El asesino del pentagrama (Cuadernos del Laberinto, 2012), El repicar monótono del agua (Meracovia, 2016) y El crimen de Alcàsser (Avant, 2017), además, es autor de la obra de teatro en un acto La piedra y el guion; y, junto a Alfredo Navarro, del largometraje Una de piratas.

Como compositor ha estrenado varias obras sinfónicas para banda, así como BSO para cortometrajes, que pueden escucharse en su página web: www.sergiomirajordan.com.

¿Qué temas te atraen como escritor?, ¿sobre qué te interesa escribir?

Los mismos temas que me atraen como lector. De pequeño, como muchos otros, mi primer contacto con la literatura fue gracias a los cómics. Recuerdo la serie de Tintín, que leí y releí con auténtica devoción. Luego pasé a los libros de la colección Club del Misterio, de Bruguera; a las novelas de Flanagan (personaje creado por Andreu Martín y Jaume Ribera); a los libros de Sherlock Holmes… Desde siempre me ha atraído lo criminal y policíaco y, sobre todo, la explicación que la literatura puede aportar sobre lo más oscuro de la sociedad.

Actualmente, ¿cuál es el peso de la escritura en tu vida diaria?

Decía Jorge Luis Borges que la literatura «es una ocupación incesante, que abarca la vigilia y tal vez el sueño o los sueños». Estoy muy de acuerdo con el genio argentino. El que escribe o aspira a hacerlo, escribe siempre, casi a cada momento. También, aunque parezca raro, cuando lee.

«Pretendo que las palabras fluyan en la página sin interrupciones, sin demasiadas descripciones o frases eternas. Tan solo lo justo. El lector debe construir el resto en su imaginación». @Sergio_Mira Clic para tuitear

¿Qué dirías que define mejor tu estilo?

Me gustaría que alguien dijera que mi estilo es directo. A eso aspiro. Pretendo que las palabras fluyan en la página sin interrupciones, sin demasiadas descripciones o frases eternas. Tan solo lo justo. El lector debe construir el resto en su imaginación. Yo simplemente le doy lo necesario: las herramientas precisas de la historia, los diálogos y las situaciones. Pero me gusta que el lector se implique en la lectura; por eso prefiero escribir con un tipo de narrador llamado objetivo, gracias al que los pensamientos de los personajes se sustituyen por acciones y palabras.

¿Cuál es para ti la parte más difícil de escribir una novela?

La planificación previa. Como no puedo estar ocho o nueve horas seguidas escribiendo necesito una estructura inicial, una escaleta, más o menos elaborada, que me indique el camino a seguir. En ocasiones, me he bloqueado en esa parte inicial y no he sabido o no he podido ver por dónde continuar la historia. La escaleta, por otra parte, me ahorra muchas horas de trabajo.

¿Cuál es tu defecto como escritor que más te ha costado superar?

Tratar de contarlo todo en cada página. La capacidad de sugerir, abreviar y recortar la propia historia es algo que se aprende con el tiempo. Yo aún estoy en ello.

¿Qué ingredientes crees imprescindibles en una buena historia?

Una buena trama que te obligue a saber qué ocurre a continuación a cada instante.

¿Cómo se da en ti el proceso creativo?, ¿cómo surgen tus historias?

Con un básico «¿Qué pasaría si…?». A partir de ahí surgen los personajes, la trama, la ambientación, el narrador que necesito… Incluso a veces algunas escenas. Luego es cuestión de ir trabajando en la trama, puliendo más y más. Y cuando creo que todo está terminado, lo dejo reposar unos meses y vuelvo a ello con ojos renovados.

… espero que mi mejor personaje sea el próximo que escriba.

¿Cuál de tus personajes te representa mejor como escritor?, ¿cuál dirías que te ha salido mejor?

El abanico de seres que pueblan mi novela El repicar monótono del agua creo que representa bien una sociedad en decadencia: empresarios no demasiado honestos, yonquis, prostitutas, rateros de mala muerte, sicarios, gente que solo aspira a subsistir mezclada con auténticos soñadores… Pero como nunca releo nada mío una vez publicado, espero que mi mejor personaje sea el próximo que escriba.

¿En qué estás trabajando ahora?

En una novela de suspense con algunas pinceladas de terror con un fondo de violencia machista. Todo ello ambientado en un lugar con mucha nieve, para que así la sangre destaque más.

(La última novela de Sergio Mira Jordán es Bajo las piedras, publicada en 2018 por ediciones Hades).

Como lector, ¿qué hace que cierres un libro y no lo vuelvas a abrir?

Que la trama carezca de toda lógica y de la más mínima relación causa-efecto. Eso y una dejadez evidente en la revisión ortográfica por parte de editorial o autor.

¿Qué es para ti el éxito en la escritura?

Más allá del número de ventas, creo que un escritor tiene éxito cuando el lector no se siente defraudado o engañado con la historia.

Lo que más odio en una narración (y tristemente todavía sucede) es la aparición de un Deus ex machina que viene para solucionarle la papeleta al personaje (y al autor, claro).

… aspiro a que el lector nunca se sienta defraudado con ningún libro mío.

¿Cuáles son tus objetivos como escritor?, ¿hasta dónde quieres llegar?

Relacionado con la pregunta anterior, aspiro a que el lector nunca se sienta defraudado con ningún libro mío.

¿En qué medida crees que un escritor necesita las redes sociales?

Hoy en día es indiscutible que hay que moverse en internet como pez en el agua. Es un elemento necesario para la promoción, pero no puede ser unidireccional: hay que responder las dudas, interactuar con los lectores, aceptar las críticas…

¿Qué lees?

Casi cualquier cosa. Desde ensayo hasta novela, pasando por poesía y teatro. Además, una cosa que hago mucho últimamente es releer, visitar con otros ojos libros conocidos. Ahora estoy con La música en el castillo del cielo, de John Eliot Gardiner, un análisis del hombre Bach más allá del compositor Bach, pero siempre que puedo vuelvo a Dante, Whitman, Cervantes, Lope de Vega…

¿Hay algún autor u obra responsable, aunque sea en parte, de que te dediques a escribir?

Todo lo que he leído es responsable de mi necesidad de escribir. Como también decía Borges: «que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído».

¿Sería posible para ti vivir sin escribir?

No. Rotundamente no.

¿Qué libro o autor recomendarías a nuestros lectores?

Carlos Samper acaba de publicar Preventorio (editorial Dilatando Mentes), una novela de terror ambientada en la provincia de Alicante que se lee de una sentada, a pesar de todo lo mal que te lo hace pasar.

También me gusta recomendar siempre que tengo ocasión el libro Mientras escribo, de Stephen King, auténtico manual de escritura. Y cualquier novela de Paul Auster, Chuck Palahniuk o Richard Ford. Y los poemas de Karmelo Iribarren, Roger Wolfe o Joaquín Juan Penalva. Y las novelas gráficas de Daniel Clowes, Robert Crumb o Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies