La primera revista para escritores

Eugène Scribe

0 890

Eugène Scribe

 

Introducción

Eugène Scribe fue un dramaturgo francés elegido miembro de la Academia Francesa el 27 de noviembre de 1834. Hijo de un comerciante de seda, realizó sus estudios secundarios en la escuela Sainte-Barbe1, fundada a mediados del siglo XV en la montaña Sainte-Geneviève.

Gran apasionado del teatro compuso, en sus primeros años, algunas obras en colaboración con otros autores2 que pasaron bastante desapercibidas, como fueron Les Dervis (1811), Thibault, comte de Champagne (1813), o La Pompe funèbre (1815).

Una comedia titulada Une nuit de la garde nationale (Una noche de la guardia nacional), escrita en 1815 en colaboración con Gaspard Delestre-Poirson, tuvo un enorme éxito. Había empezado la época de la Restauración, que abarcó desde la caída de Napoleón hasta el inicio del proceso revolucionario de 1830.

 

Eugène Scribe debutó en la comedia seria, en el Théâtre-Français, con la obra Valérie. Era el año 1822. El éxito fue arrollador. @Merche_Gotica Clic para tuitear

 

[1] La escuela Sainte-Barbe fue cerrada en 1999 y rehabilitada, tiempo después, por Antoine Stinco. Desde el año 2009 es sede de una biblioteca universitaria y uno de los monumentos más emblemáticos de París.
[2] Delavigne, Henri Dupin, y Gaspard Delestre-Poirson.

 

El teatro de Eugène Scribe

Para hablar del teatro de Eugène Scribe debemos remitirnos, inevitablemente, al vodevil, un subgénero dramático que representa una comedia frívola y ligera, que da lugar a equivocaciones y situaciones risibles en las que se alternan partes cantadas con extractos musicales. Con el paso del tiempo, el elemento musical fue eliminado, también de las traducciones, convirtiendo al vodevil en una auténtica comedia en tono menor.

La formalidad, la habilidad para componer las intrigas de sus obras y el trasfondo social como realidad de, al menos, una gran parte de la población, fueron el más fiel reflejo en el que se amparó el éxito de Eugène Scribe. Apoyado en un estudio minucioso de los gustos y de las exigencias del público consiguió, con sus cambios y con sus novedades, elevar un género secundario como el vodevil a un nivel superior.

 

Los cambios y las novedades

  • Los personajes de sus obras pasaron de ser entes de ficción a convertirse en seres conocidos, familiares, amigos, personas con las que el público se relacionaba en su día a día más cotidiano.
  • Aprovechando lo anterior, consiguió infundir nuevos panoramas teatrescos y demás artificios a la intriga, a las peripecias y a los engaños comediescos de la época.
  • Añadió el personaje del sirviente, siempre dispuesto a aconsejar y a llevar a su señor por el mejor camino posible, y lo dotó de una importancia casi trascendental en el recorrido de sus historias.

 

El vaso de agua o causas y efectos

Le verre d’eau ou Les effets et les causes (El vaso de agua o causas y efectos) es, quizá, la obra más recordada y popularizada de Augustin Eugéne Scribe. Es una comedia teatral en cinco actos, en prosa, estrenada en el Théâtre-Français de París el 17 de noviembre de 1840. La tradujo al español, en 1841, Antonio Gil de Zárate. La historia está ambientada en la corte de la reina Ana de Gran Bretaña, a principios del siglo XVIII.

En 1960, la comedia se adaptó para la televisión sueca como Ett Glas vatten. Dos veces se hizo en Alemania: una como película muda en 1923 y otra como musical en 1960. En Hungría una vez, en 1977, con el título Sakk-matt. Dos veces en la antigua URSS como Stakan vody, una vez como obra de televisión en España en 1957, y otra como película en 1979.

 

Extracto de un escrito original

 

La influencia de Eugène Scribe en España

 

Anotaciones

Eugène Scribe fue un fenómeno de masas, un autor imparable, ingenioso e infatigable, una pesadilla para sus contemporáneos y una aglomeración casi infinita para los carteles teatrales de la época, en los que día sí, día también, aparecía estampada alguna de sus obras, ya fueran vodeviles, comedias o dramas.

Cuando la fama traspasó las fronteras de Francia aterrizó, con muy buena acogida, en el panorama literario español de la época, siendo traducido por autores como M. Bretón de los Herreros, M. J. de Larra1 (que tanto había despotricado de las traducciones del francés por considerarlas sobrecargadas de galicismos y sinsentidos) y Ventura de la Vega.

 

[1] En favor de Larra debo anotar que sus traducciones bordaban la perfección y que sus quejas, aunque radicalizadas en ocasiones, eran acertadas, debido a que muchas de las traducciones de entonces se parecían en nada o en muy poco a los textos originales.

 

El casamiento por convicción o la fuerza de la razón

Le mariage de raison se estrenó en París en 1826, y dos años más tarde en Madrid. Trata el tema del matrimonio mal avenido derivado de las cuestiones sociales. (Esta obra se representó en Madrid de forma ininterrumpida desde 1828 hasta 18441).

La comedia cuenta la historia de una huérfana educada en el seno de una familia aristocrática, que se enamora perdidamente de uno de los hijos de esa misma familia, y que es obligada a casarse con un viejo soldado mutilado.

 

Teatros. Príncipe. A las 8:30. En segundo lugar se volverá a poner en escena la linda comedia en dos actos, tan aplaudida en todas sus representaciones, titulada El casamiento por convicción o la fuerza de la razón. (Gaceta de Madrid. Número 1336, página 4 | 16-7-1838).

 

[1] Apuntes sobre el teatro vodevilesco de Scribe y su acogida en las tablas madrileñas (Roberto Dengler Gassin)

 

Otras obras

Malvine ou le mariage d’inclination (Malvina o el casamiento por inclinación) es una comedia en dos actos escrita en 1828. Fue traducida por un autor que respondía a las iniciales P. H. La obra habla sobre los estragos que provocan las bodas realizadas a una edad temprana, cuando se piensa que el amor va a durar eternamente.

Deux ans après ou à qui la faute? (El segundo año o ¿quién tiene la culpa? [1830]) fue traducida por Manuel Breton de los Herreros. Es una obra repleta de consejos y advertencias del tipo criado/amo basados en la desatención familiar, el despilfarro y los devaneos amorosos

La Famille Riquebourg (Partir a tiempo [1831]), magistralmente traducida por Larra, es una comedia de intensidad y emoción con tintes dramáticos, en la que se ensalzan diversas situaciones de malestar y dolor ocasionadas por la diferencia de clases sociales, la educación y la sensibilidad

 

Llegando al final

Eugène Scribe fue un autor que se alimentó de la experiencia, que observó la realidad y la aprovechó para  modelar las acciones y las actitudes de sus personajes, sus formas y sus modos. Fue un autor para una época, para un tiempo que ya pasó, que supo exactamente qué hacer para ganarse el favor del público.

Tal vez por eso cuidó tanto la susceptibilidad de ese público en general, aunque en especial del burgués, utilizando la prudencia y ofreciendo lo que querían escuchar, lo que esperaban encontrar, siempre acorde con sus convicciones, con sus ideas y con sus pensamientos más arraigados.

 

El cambio decisivo en la historia del nuevo drama francés lo representa Scribe, quien no sólo representa la restauración de la ideología burguesa orientada hacia el dinero, sino que crea con su juego de intrigas un instrumento idóneo para ser un arma en la mano de la burguesía, en la lucha por imponer su ideología. (Arnold Hauser [Historia social del arte y de la literatura]).

 

Sin embargo, los héroes del vodevil no estaban hechos para permanecer en el tiempo. Nacían, brillaban y se acababan apagando. Si bien es cierto que tenían vida propia (pasiones, virtudes, defectos…), esta quedaba anclada a la realidad de un momento determinado o a una circunstancia pasajera. El vodevil y la posteridad, digamos, no habían nacido para hacerse compatibles, condenando así a sus autores, con el paso del tiempo, al (casi) más profundo de los olvidos.

 

Bonus: libretos de ópera

Eugène Scribe escribió vodeviles, comedias, tragedias y un sinfín libretos de ópera. Solo para el Théâtre du Gymnase compuso (contando con sus colaboradores) unas 150 piezas antes de 1830. Entre sus libretos de ópera, aunque hubo muchos más, los más importantes o destacados fueron los siguientes: 

  • Le Comte Ory (El conde Ory), de Gioachino Rossini, basada en un vodevil original de Eugène Scribe y Gaspard Delestre-Poirson (1828).
  • Les Huguenots, de Meyerbeer (con Émile Deschamps ) (1831).
  • Gustave III (para Un ballo in maschera, de Giuseppe Verdi) (1833).
  • La favorita, de Gaetano Donizetti (con Alphonse Royer y Gustave Vaëz) (1840).
  • Manon Lescaut, de Daniel-François Auber (1856).
  • L’Africaine, de Meyerbeer (póstuma) (1865).

Eugène Scribe fue nombrado Oficial de la Orden de Leopoldo en 1847. Sus obras completas aparecieron en 76 volúmenes, entre 1874 y 1885. Hoy en día, como ha venido sucediendo con tantos autores (y sobre todo autoras), ya casi nadie recuerda a Eugène Scribe.

 

In memoriam

Augustin Eugène Scribe

(París, 1791 – París, 1861)

 

Otros artículos de Merche Martínez

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies