La primera revista para escritores

«La isla misteriosa», de Julio Verne

0 389

La isla misteriosa, de Julio Verne

 

Cada vez que tengo la oportunidad de enfrentarme por primera vez a un clásico me tiemblan las piernas. Sé que estoy delante de una historia y un escritor que ha trascendido al paso de los siglos y las generaciones, que ha plasmado sobre el papel temas que hoy en día siguen siendo vigentes y pienso, sinceramente, que algo así solo puede conseguirlo un genio. Por ello, hoy quiero enfrentarme con el máximo respeto posible al análisis de La isla misteriosa, la primera obra de Julio Verne que tengo el placer de leer. Si quieres un adelanto de mi opinión, te prometo que no será la última.

 

El contexto histórico de La isla misteriosa

La isla misteriosa es una novela que se nota antigua. No hay que ser un experimentado lector para percatarse de que es una historia que se ha construido de manera distinta a las que hoy podemos disfrutar y que, sin ninguna duda, hay algo que nos choca en la manera en la que se estructura cada capítulo. Cada uno de ellos parece preparado para terminar por lo alto, con la necesidad de saber algo más, y con la sensación de que cada uno compone una minihistoria en sí mismo y que solo las casualidades le han dado un hilo conductor y un final que, quizá, tampoco sea todo lo coherente que podría ser consigo mismo.

Y es que no hay que olvidarse nunca de cómo se publicaba la literatura en los tiempos de Julio Verne. Las ediciones completas, tal y como las conocemos hoy, eran solo previstas para las situaciones más especiales. El resto de los casos seguía el camino de migas de pan que estaba previsto para todos: la publicación a partir de revistas, de carácter más o menos literario.

La isla misteriosa fue publicada en la revista Magasin d’Education et de Recréation entre el 1 de enero de 1874 y el 15 de diciembre de 1875.

Esto que a día de hoy nos puede parecer un método tan extraño, no nos es ajeno en absoluto. No en vano, solo hay que mirar la manera en la que hemos consumido las series de televisión desde que tenemos memoria. Aguardando semana a semana a la llegada de un nuevo episodio que nos resolviera las dudas formuladas en el previo y que terminara preguntándonos muchas más realidades. Ahora Netflix ha decidido cambiar el sino de los acontecimientos, pero eso no implica que el impacto de esta manera nos haya acompañado durante toda la vida.

La isla misteriosa fue publicada en la revista Magasin d’Education et de Recréation entre el 1 de enero de 1874 y el 15 de diciembre de 1875. Es decir, vio la luz en cuarenta y siete números diferentes de esta publicación, que se dice pronto.

Únicamente, el 22 de noviembre de 1875, cuando ya estaba muy cerca su final en la revista, vio la luz de la manera que hoy consideramos tradicional el 22 de noviembre de 1875.

Desde ese momento ha sido considerada por muchos como la gran obra maestra de Julio Verne.

 

Una pasión por la ciencia

Julio Verne ha pasado a la historia por muchas razones. No obstante, una de las principales ha sido su capacidad de intuir la evolución de la tecnología en diferentes aspectos. No en vano, en sus textos aparecieron muchos inventos que después se convertirían en realidad.

En esta obra se puede apreciar lo importante que era para él, sobre todo de la mano del personaje ingeniero Ciro Smith. Es quien consigue que saquen las castañas del fuego de manera habitual, el que ante cada dicotomía es capaz de hallar la posibilidad de solventar un problema gracias a la astucia y al ingenio y que, de una manera u otra, permite mover los hilos para que consigan asentarse mejor en la isla, para que aumenten sus posibilidades de escapar y, a grandes rasgos, sobrevivan.

Por todo esto, muchos expertos han considerado que quizá el papel de este personaje sea el de una especie de trasunto de Julio Verne en la literatura o lo que le habría gustado llegar a ser en algún momento de su vida.

 

La situación de La isla misteriosa en la obra de Julio Verne

La isla misteriosa es uno de los componentes de la trilogía conformada por la misma, Veinte mil leguas de viaje submarino y Los hijos del capitán Grant. Y te lo digo para que lo sepas, porque en realidad yo no era consciente de este detalle y me pilló totalmente desprevenida la situación de sorpresa.

Tuve que comprobarlo al momento, y fue entonces cuando investigué y traté de hallar la relación que existía entre las tres novelas. No puedo evitar confesar que acabé con una sonrisa en los labios. Y es que una realidad es que no hubiera leído hasta ahora la obra de Julio Verne y otra radicalmente distinta que no fuera consciente de muchos detalles de sus obras. Después de todo, algunos de ellos forman parte del imaginario colectivo.

La isla misteriosa es uno de los componentes de la trilogía conformada por la misma, Veinte mil leguas de viaje submarino y Los hijos del capitán Grant.

De hecho, toda esta información es realmente importante a la hora de comprender las diversas incoherencias temporales en las que cae Julio Verne al construir su historia.

De esta manera, resulta curioso señalar que Julio Verne le comentó a su editor que quería que esta trilogía tuviera el tema de la química como elemento fundamental, Que en un principio no tuviera nada y que con mucho esfuerzo acabaran creando ácido sulfúrico, que era una de los productos más avanzados hasta la fecha.

 

Un primer contacto con la obra de Julio Verne

Como te he contado a lo largo de este artículo, este ha sido el primer contacto real que he tenido con Julio Verne. Hasta el día de hoy me había basado simplemente en el estudio de su vida y de su obra, pero no me había atrevido a adentrarme en su literatura como tal. Ahora no sé cómo he podido tardar tanto.

Es evidente que se nota que es una obra de otro tiempo. Que la literatura hoy en día no se plasmaría así por escrito. Que el hecho de haber sido publicado por capítulos implica un resultado distinto. Sin embargo, puedo afirmar que me llevo un grato sabor de boca de esta experiencia primeriza.

Sinceramente, tenía la sensación de que no me iba a gustar, y aquí la fecha en la que fue escrito no tiene ninguna importancia, ya que clásicos han pasado por este espacio una barbaridad. No lo sé. Quizá fueran simple prejuicios, pero la realidad es que me he llevado un sabor muy, pero que muy bueno.

Ahora me gustaría seguir buceando a través de su literatura y saber qué más me propone. Eso sí, lo primero que haré será leer el resto de obras de esta pequeña trilogía.

 

La sensación de misterio constante

Sin ninguna duda, lo que más me ha gustado de la novela es que el lector tiene la sensación durante todo el libro de que hay algo oculto y que se le escapa. Cierto es que se refiere, ante todo, a un método para enganchar al comprador semana a semana de la publicación, pero aunque lo leas de la manera en la que hoy ven la luz las obras, sigue mereciendo la pena el esfuerzo de descubrirlo.

El lector tiene la sensación todo el libro de que hay algo oculto y que se le escapa.

De esta manera, sin quererlo ni beberlo, te descubres enganchado a un libro que te cuenta cosas en las que no has caído nunca. ¿Cómo es probable que hasta el más mínimo detalle sea capaz de ocultar todo lo que se parece a la normalidad y que puedan vivir asumiendo que hay algo más de lo que pueden ver con los ojos?

Esta es la principal pregunta que yo me he planteado a lo largo de toda la historia. La serenidad de estos hombres supongo que sería cosa de época, pero a mí me perdería la calma, el sosiego y la necesidad de encontrar respuestas a las preguntas.

 

En la isla no existen las clases sociales

Una de las realidades que más me ha interesado de la novela es que no existen clases sociales en la misma. Parece una tontería, pero no hay que olvidar que la trama está situada en el siglo XIX y que en aquella época las clases sociales funcionaban de una manera muy distinta. Eran rígidas. El color de piel te podía mandar a una u otra. Sin embargo, cuando los protagonistas de esta historia aterrizan en la isla se dan cuenta de que toda esta distinción ya no tiene sentido.

Todo esto se ejemplifica ante todo con la figura de Nap. Él era mayordomo, un criado cualquiera. Sin embargo, en la isla misteriosa se puede ver cómo alcanza el mismo estatus que el resto. No en vano, cuando la sociedad cae, las jerarquías que estaban basadas en la misma, también.

El único que queda distinto al resto en este momento es un mayordomo chimpancé. No en vano, una cosa es que exista esa igualdad entre los hombres, pero una cosa muy distinta es que exista con los animales

 

Una historia sobre la amistad

Solo cuando las clases sociales dejan de importar y todas las personas se colocan en la misma posición puede existir la verdadera amistad. Y es que esta novela es, precisamente, un canto a esta realidad. Un mensaje de que lo importante es la familia que uno escoge y no la que le ha tocado para vivir. Porque estos hombres no son solo amigos, amistad que durará siempre, sino también miembros de algo mucho más fuerte que es imposible explicar con palabras.

En este sentido, me encanta ver historias donde el amor no tenga cabida. Acostumbramos a dejar que el sentimiento de amistad pierda pie en pos del amoroso, pero es que este es el único que puede durar toda la vida sin atisbo de duda, el que se recupera, sin pensarlo, de los peores golpes. Aquel que, sin ir más lejos, es capaz de cambiar el sino de los acontecimientos y de guiar una autopista de movimientos en una sola dirección.

Porque cuando estamos mal, todos queremos y necesitamos a nuestros amigos cerca, y esta novela nos quiere recordar lo importante que son para todos nosotros.

 

Da igual lo que te pase en la vida, lo importante es sobrevivir.

 

Lo importante es siempre sobrevivir

La novela tiene un mensaje claro. Da igual lo que te pase en la vida, lo importante es sobrevivir. Tirar hacia delante. No dejarse nunca amilanar ante las circunstancias. Solo así serás capaz de vencer a la tormenta, de desquiciarte ante la tempestad y de levantarte cada vez que te caigas.

Es lo que les sucede de manera reiterada a los protagonistas de esta obra. Da igual el percance que tengan —que serán muchos y variados—, lo único que de verdad es imprescindible es encontrar la manera de solventarlo. Y si algo me ha encantado de toda la narración es que el protagonista no pierde el optimismo y el positivismo en ningún momento. Por mucho que parezca que el mundo está confabulado en su contra, siempre se levanta, encuentra una manera de seguir hacia delante, se saca una idea de la manga o, simplemente, es capaz de aguantar el tipo para enfrentarse a las circunstancias que le rodean.

 

Desde que pongan el primer pie en la isla, los aislados del mundo tendrán la sensación de que alguien los está ayudando, de que hay algo paranormal en ese lugar que, por algún motivo, está jugando a su favor. @copymelo Clic para tuitear

 

Siempre habrá alguien para ayudarte

Desde que pongan el primer pie en la isla, los aislados del mundo tendrán la sensación de que alguien los está ayudando, de que hay algo paranormal en ese lugar que, por algún motivo, está jugando a su favor.

Más allá de adentrarme más en esta realidad que solo podría tener como consecuencia caer de manera irremediable en destripes de la novela en sí, quiero que te quedes con este mensaje, pues es algo que yo también me llevo de esta historia: siempre hay alguien que te va a estar cuidando. Esto es irremediable. Pase lo que pase, te sientas tan solo como lo hagas, siempre llegará un momento en el que alguien te cuide desde la distancia en silencio, que se preocupe por ti, que se encargue de hacer todo lo que tenga en su mano para asegurarse de que tú estás bien.

Y es que quiero defender que es normal sentirse solo de vez en cuando. Mirar la vida y tener la sensación de que hagas lo que hagas, te vas a tropezar. Todo son etapas, momentos, circunstancias en las que todo parece oscuro, pero tenemos que aprender que, incluso en estas circunstancias, hay una pequeña luz en forma de persona que nos quiere que está empeñada en participar con nosotros en la vida.

 

Las incoherencias temporales de la historia

No sé si te percatarás mientras lo lees, pero en la novela de Julio Verne existe una incoherencia en las fechas. El tema en cuestión es el siguiente. Los protagonistas se encuentran en el año 1868.

Las referencias temporales a este dato son constantes, por lo que es difícil pensar que hay equívocos. Pues bien, cuando estos se encuentran con el capitán Nemo, se recuerda que en el año 1865 embarcó el profesor Aronax y sus acompañantes en el Nautilus, del que escaparían en 1866, siguiendo el submarino su camino después navegando hasta la muerte de sus marineros.

Hasta aquí no ha habido ningún problema. De hecho, todo es más que probable que pudiera darse así. No obstante, la incoherencia temporal de la historia se produce cuando se dice que el submarino ha permanecido atrapado en la isla durante seis años.

Parece claro que con las fechas que se manejan esto es imposible. Probablemente el fallo se deba a que Julio Verne se ha situado en la época de los lectores, ya que había sido seis años antes cuando se había publicado la novela que, supuestamente, estaba escrita por Aronax.

No es el único error temporal que existe en esta trilogía. El siguiente se produce en consonancia con la obra Los hijos del capitán Grant. Esta está situada durante los primeros años de la época de 1860 y pone el punto y final cuando los rescatadores del capitán abandonan a Aryton en la isla Tabor. Según el autor, se suceden doce años desde que se producen estos hechos hasta que el navío regresa a rescatarle. No obstante, esto es inconcebible temporalmente desde el momento en el que leemos que La isla misteriosa también se sitúa cronológicamente en los años sesenta.

 

Conclusiones sobre La isla misteriosa

Me ha gustado mucho perderme en La isla misteriosa de Julio Verne. Ha sido una grata experiencia que ha finalizado con la realidad de que hay mucho más de lo que me han contado en esta historia y que forma parte de una trilogía que no me quiero dejar sin leer.

En este sentido, mi mensaje para ti, que quizá no le hayas dado una oportunidad a Julio Verne todavía, es que lo hagas, que no te va a decepcionar, que no por nada es uno de los escritores más importantes de todos los tiempos y que su fama le precede allí donde camina.

 

Otros artículos de Carmelo Beltrán.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies