La primera revista para escritores

La posada del mal hospedaje

«La puerta de la posada». Gillis van Tilborgh
0 432

La posada del mal hospedaje

 

Introducción

La posada del mal hospedaje es un relato no relato, un fragmento con tintes terroríficos de aproximadamente seis páginas extraído de una novela bizantina, El peregrino en su patria, escrita por Lope de Vega y publicada en 1604 (¿1605?), que también incluye autos sacramentales (4), canciones, poemas y enigmas.

 

La posada del mal hospedaje cuenta los sucesos acaecidos a Pánfilo, el peregrino protagonista del libro, durante la noche que pasó en la capilla de un hospital en la que vivía un hombre de santa vida. @Merche_Gotica Clic para tuitear

 

España, que siempre ha ido desfasada en lo que respecta a la literatura fantástica (la literatura gótica llegó, por ejemplo, pero con retraso [La urna sangrienta o El panteón de Scianella (1830), de Pascual Pérez Rodríguez]), sí ha sido, digamos, precursora de un género que por aquel entonces no era, ni mucho menos, habitual.

Conviene aclarar que el relato no relato es un invento del siglo XX, utilizado en alguna que otra ocasión (El lobo blanco de las montañas Harz son casi dos capítulos independientes que pertenecen a un libro escrito por Frederic Marryat, El buque fantasma, publicado en 1839), ideado para completar o resaltar algunas antologías de terror.

 

La posada del mal hospedaje 

La posada del mal hospedaje cuenta los sucesos acaecidos a Pánfilo, el peregrino protagonista del libro (en el que se mezclan amor, aventuras, y un final feliz [aspectos habituales de la novela bizantina]), durante la noche que pasó en la capilla de un hospital en la que vivía un hombre de santa vida.

 

«Abierto lo halló Pánfilo a aquellas horas, pero sin luz alguna, y preguntando la causa le dijeron que por el escándalo que se había oído muchas noches, y después que en él había muerto un extranjero, no se habitaba ni vivía, pero que entrase dentro, que en una capilla vivía un hombre de santa vida y conversación, y él le informaría y le daría donde sin peligro durmiese».

 

Cabe destacar que casi al final de la historia, Lope, que era muy Lope y para curarse en salud sabiendo de las doctrinas que imperaban entonces, interrumpe la acción, aunque sin desmerecerla ni quitarle el sentido, para dar una explicación razonable de por qué a Pánfilo le suceden todas esas cosas y de qué clase de seres son los que le han estado atacando. La enumeración de monstruitos no tiene desperdicio.

 

Sinopsis

La historia comienza con una pequeña introducción en la que se describe a Pánfilo yendo de monte en monte y de pastor en pastor, y con un aviso, que es el que da origen al título del relato, de lo que le espera si decide alojarse en la capilla: «¿Cómo has osado entrar, peregrino? ¿No te ha dicho ninguno del mal hospedaje de esta casa?». Pese a todo, Pánfilo decide continuar y hospedarse durante esa noche, pues el cansancio y la desidia son más fuertes que cualquier situación que pudiera llegar a ocurrirle.

 

«Cesó la luz de aquel fuego, y tirándole de las piernas también le pareció que le faltaban y que había quedado el cuerpo tronco y sin ellas».

 

Desarrollo 

La posada del mal hospedaje, a partir de ahí, continua con las maquinaciones que tenía reservadas sin desviarse, en ningún momento, de las previsiones establecidas. Es entonces cuando a Pánfilo, pasado un instante y echado al descanso, le suceden todo tipo de acontecimientos, a cual más descabellado, dibujados por la imagen de la muerte (a la que llaman sueño) ocupando sus sentidos, y haciéndole ver, delante de él, a algunos seres y ciertos objetos con vida propia acechándole sin parar.

Hombres a caballo entrando en la habitación, vidrios y velas, juegos y luchas de espadas, hachas encendidas queriendo cortarle, cuchillos, perros de garras afiladas y una bacía para contener su sangre; así como brazos alargándose y tirándole de las piernas, ventanas abiertas y la cama en la que dormía y todas sus pertenencias ardiendo, son algunas de las situaciones que Pánfilo tuvo que soportar en La posada del mal hospedaje, de la que no voy a contar el final por si todavía no la habéis leído este relato no relato.

 

Dónde conseguir el relato

Si lo que os apetece es leerlo en versión original (español del siglo XVII) podéis acudir al libro publicado en 1604, El peregrino en su patria, a través de Google Books. Páginas 460 a 467 | Libro quinto. Y para que no haya sorpresas, os diré que el libro pesa 20 MB. Ejemplo de lo que os vais a encontrar:

 

«Qvando la freſca Aurora, como Iupiter en lluuia de oro, transformada en aljófar enriquecia el regaço de la tierra, ſalio el Peregrino Panfilo de Çaragoça, y por no vſadas ſendas, de monte en monte, y de paſtor en paſtor, procuraua quanto podía deſviarſe del Real camino».

 

Si preferís una versión moderna y normalizada al español actual de La posada del mal hospedaje, la encontraréis en la Antología de cuentos de terror, I, de Alianza Editorial. En la misma antología también podréis encontrar, por ejemplo, La puerta abierta, de Margaret Oliphant Wilson, y El valle del hombre muerto, de Charles Nodier.

 

 

 

 

Otros artículos de Merche Martínez

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies