La primera revista para escritores

Theodor Storm

0 616

Theodor Storm

 

«Hauke miró con ojos fijos, pues envueltas en la niebla iban y venían negras figuras que parecían tan altas como personas. Las vio en la lejanía, junto a las grietas humeantes, pasearse majestuosas gesticulando de manera rara e infundiendo pánico con sus largas narices y estirados cuellos. De pronto empezaron una danza grotesca, saltando las grandes sobre las pequeñas y éstas sobre aquéllas. Después se extendieron y perdieron toda forma». (El jinete del caballo blanco. Theodor Storm).

 

Sobre Theodor Storm

Hans Theodor Woldsen Storm (Husum, 1817 – Holstein, 1888) nació en Alemania, en la ciudad gris junto al mar oprimida por la niebla, en la costa occidental de Schleswig-Holstein. De familia acomodada y de gran prestigio, vivió su infancia en un ambiente pacífico y tranquilo, rodeado de muebles antiguos, libros de vidas, grandes hazañas y viejas leyendas.

Sus años de escuela transcurrieron en Husum, y más tarde en Lübeck (enseñanza superior). Estudiante de leyes por deseo de su padre, se matriculó en Kiel, y durante algún tiempo en Berlín. Trabajó como abogado en Holstein, hasta que en 1851, tras oponerse a la ocupación danesa de su ciudad natal, perdió el trabajo y se vio obligado a buscar refugio en Turingia, un estado libre de Alemania.

Entre 1852 y 1856 obtuvo un empleo no remunerado, como asesor del tribunal, en el servicio civil prusiano de Potsdam, periodo durante el cual dependió por completo del apoyo financiero de su padre. Más tarde se instaló como magistrado en Heiligenstadt. En 1864, cuando por fin pudo regresar a Husum, se desempeñó como juez en la oficina de Landvogt, cargo que ocupó hasta su retiro en 1880.

Detalles

En el entorno más personal de su vida, contrajo matrimonio con Constanze Esmarch en 1846. Se volvió a casar con Dorothea Jensen, una amiga de la infancia, en 1866, un año después del fallecimiento de su primera esposa. Theodor Storm, que llevó una vida con altibajos en ambos matrimonios, fue padre y tutor severo de sus ocho hijos, el mayor de los cuales fallecería víctima de los efectos producidos por el alcohol.

En sus últimos años abandonó su querida Husum para trasladarse, de forma definitiva, a Heiligenstadt, una pequeña ciudad rodeada de bosques, praderas, aguas y molinos, sentimientos y espectáculos relajantes, nostálgicos. Esto le animó a fundar un círculo de recreo en el que se ofrecían conciertos, lecturas públicas y debates sobre el mundo del arte.

Su espíritu inquieto le llevó a viajar varias veces a Husum, Hamburgo y Berlín, pasando por Erfurt, Gotha y Kassel. En 1886 emprendió el que sería su último viaje, el más largo de todos, y del que ya nunca volvería. Durante ese tiempo asistió al Banquete de la Sociedad Goethe, visitó a Wilhelm Raabe (más conocido como Jakob Corvinus), fue nombrado hijo predilecto de Husum y se le otorgó la Orden de Maximiliano.

La historia de su vida, que comenzó con lluvia, rayos y truenos, le dio la despedida con una gran tempestad, muy poco tiempo después de ver publicada la que se considera su gran obra maestra: El jinete del caballo blanco.

Theodor Storm murió de cáncer el 4 de julio de 1888, a la edad de 71 años. Sus restos mortales fueron trasladados al cementerio de St. Jürgen, en Husum, donde recibió sepultura en presencia de familiares, amigos y algunos representantes del gobierno. La historia de su vida, que comenzó con lluvia, rayos y truenos, le dio la despedida con una gran tempestad, muy poco tiempo después de ver publicada la que se considera su gran obra maestra: El jinete del caballo blanco.

Mundo literario

Antagonista de la nobleza y de la clase privilegiada, de personalidad sensible y emocional, fue poeta (influenciado por Eichendorff) y narrador en una tierra de historias políticas confusas y estrechas. Recurrió a la expresión artística recopilando, en sus inicios literarios, cuentos, leyendas, canciones y fábulas, de las cuales surgieron sus primeras composiciones poéticas.

«De prosa fluida, directa y ausente de efectos, creó, a lo largo de los años, una obra de perfiles, iluminaciones y contrastes». @Merche_Gotica Clic para tuitear

Como gran insinuador, su obra cultivó el entendimiento de lo inefable sin abandonar la fantasía de sus tiempos románticos, más bien de su romanticismo. De prosa fluida, directa y ausente de efectos, creó, a lo largo de los años, una obra de perfiles, iluminaciones y contrastes, reflejo de su profundo amor por el hogar, la familia, la naturaleza y su país.

Theodor Storm creó a sus personajes adaptándolos, llenándolos de ideas, pasiones y sentimientos nacidos del recuerdo de sus vivencias personales. Comenzando con esas ideas basadas en lo irreal, fue disminuyéndolas para dar paso a un cúmulo de sentimientos vividos, reminiscentes, transformados y, por supuesto, sin abandonar nunca la ascendencia romántica que siempre lo acompañó.

Selección de obras

Der kleine Häwelmann | 1849 – Relatos.

El lago de Immen* (Immensee) Berlín | Duncker | 1851 – Novela.

Gedichte | Berlín, Schindler | 1856 – Poemas (en alemán).

El titiritero polaco* (Pole Poppenspäler) | Braunschweig | 1875 – Novela.

Hans und Heinz Kirch | Berlín | 1883 – Novela.

El jinete del caballo blanco* (Der Schimmelreiter) | Berlín | 1888 – Novela.

 

*Versiones en español.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies