La primera revista para escritores

Tilde diacrítica: lo que Word no corrige (1.ª parte)

No me dejes con la duda

0 187

Tilde diacrítica: lo que Word no corrige (1.ª parte)

Haz la siguiente prueba: ve a tu procesador de textos habitual (Word o cualquier otro) y escribe estas dos frases:

«¿Por qué eres tan antipático conmigo?»

* «¿Por que no enciendes el fuego?».

¿Ya lo has hecho? ¿Qué ha sucedido en tu procesador de texto?

Efectivamente, no ha sucedido absolutamente nada. Tu procesador no te ha marcado en rojo el error ortográfico garrafal de la segunda oración (por eso la he marcado con un asterisco, porque es incorrecta). En ambos casos tenemos un ‘por qué’ interrogativo que debe llevar tilde.

Word o cualquier otro procesador de textos no te ha indicado que estabas cometiendo un error por una razón muy simple: dependiendo del contexto (en realidad, dependiendo de su función) «qué» puede llevar o no tilde. Y lo mismo sucede con otras palabras que, si siguiéramos las normas ortográficas, no deberían llevar tilde, pero en ocasiones la llevan: té, sé, dé, mí, cómo, cuándo…

Tres ideas sobre la acentuación y la acentuación gráfica

Primera idea: UNA NORMA

En nuestro idioma solo hay una norma (simplificando) para acentuar; y es una norma que nos enseñan desde los 8 o 9 años. Esa norma indica que existen tres tipos de palabras dependiendo de la sílaba que se pronuncia más fuerte (la sílaba tónica): agudas, llanas o graves y esdrújulas. En función de si es de un tipo u otra, ponemos o no ponemos acento gráfico. Hay que añadir un cuarto tipo: los monosílabos, que como solo tienen una sílaba, por principio no llevan tilde.

Gracias a esta sencilla norma somos capaces de saber inequívocamente cómo se pronuncian las palabras en español, aunque nunca las hayamos visto antes.

«... solo los casos que se alejan del patrón prosódico (acentual) español se marcan gráficamente… y por eso no llevan tilde todas las palabras». @woodyplace Clic para tuitear

Segunda idea: ECONOMÍA

Antes de seguir con la explicación, propongo un pequeño juego: ¿cómo pronunciarías las tres palabras siguientes?: sode, macamina, sircolo.

No, no existen estas palabras, son inventadas para este juego.

Muy probablemente has considerado que estas palabras son llanas. Esto sucede porque la mayoría de las palabras en castellano siguen el mismo patrón acentual: son palabras llanas con acento en la penúltima sílaba, y la gran mayoría termina en n, s o vocal. En ese caso, no les ponemos acento gráfico, tilde. Puede que alguna te haya parecido aguda (las que acaban en «o» o en «e») y mucho más raro sería que hubieras supuesto que alguna de ellas era esdrújula o sobreesdrújula.

Tercera idea: PALABRAS TÓNICAS

El caso es que el sistema de reglas de acentuación en castellano es muy lógico y, sobre todo, muy efectivo.

… solo los casos que se alejan del patrón prosódico (acentual) español se marcan gráficamente… y por eso no llevan tilde todas las palabras. El caso más común (el patrón acentual) son palabras llanas con acento en la penúltima sílaba, y la gran mayoría termina en n, s o vocal.

Como hemos visto, nuestro sistema se rige por el principio de economía: solo los casos que se alejan del patrón prosódico (acentual) español se marcan gráficamente… y por eso no llevan tilde todas las palabras. El caso más común (el patrón acentual) son palabras llanas con acento en la penúltima sílaba, y la gran mayoría termina en n, s o vocal.

Pero, además, hay que añadir que solo llevan tilde las palabras tónicas.

Cuatro ideas importantes sobre esto:

  1. Las palabras tónicas son las que se pronuncian con acento propio en la cadena hablada, mientras que las átonas son las que carecen de él.
  2. Suelen ser tónicas las palabras significativas, es decir, las que tienen significado léxico. Los sustantivos, verbos y adjetivos son las tres clases de palabras típicamente tónicas.
  3. Tienden a ser átonas las palabras con función gramatical. Esto es lo que les ocurre a las preposiciones (a, de, con, por, para, sin, etc.). Dentro de los determinantes, son átonos los artículos (el, la, los, las) y los posesivos que van antepuestos al nombre (mi amigo, tu casa, su coche, etc.).
  4. Por todo esto, la mayoría de los monosílabos no llevan tilde; los monosílabos tónicos no la necesitan, porque como solo tienen una sílaba, la posición de la fuerza acentual no es dudosa.

Estas cuatro ideas son fundamentales para comprender bien la tilde diacrítica y para entender por qué la RAE decidió eliminar la tilde al solo o a los pronombres demostrativos.

En el próximo artículo (no os lo perdáis) os cuento algunos casos típicos de tilde diacrítica y algunos errores que se suelen cometer (fijaos en los rótulos de los programas de televisión, que son un desastre en este aspecto). ¡Hasta la próxima entrega!

P.D.: Un pequeño reto que os resuelvo en el próximo artículo: pensad si deben llevar o no tilde algunas palabras en estas oraciones.

– «¿Quien lo acierte se lleva premio?».

– «Y no sabemos que es lo que quieren».

– «Ni que decir tiene que estaré en tu boda».

 

Este artículo fue publicado en el n.º 9 de Capítulo 1.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies